Llevamos casi dos semanas hablando de los Oscar, sobre qué modelos se llevaron sobre la alfombra roja, sobre quien hizo mejor o peor discurso, sobre el racismo encubierto que este año planeaba sobre la ceremonia y sobre todo, sobre Leonardo Di Caprio. Sin embargo, el oscar a Ennio Morricone ha pasado sin pena ni gloria, como si hubiera sido un susurro en la niebla.

Es cierto, que son muchos los actores, directores, compositores… de gran calado que se han quedado numerosas veces a las puertas del oscar hasta tal punto que hubo que crear el Oscar honorífico para obligar a reconocer a la academia el talento de algunos malditos sin los que el mundo del celuloide no sería lo mismo.

Pues bien, Morricone a sus 87 años y tras seis nominaciones ha logrado alzarse con la estatuilla por ‘The Hateful Eight’. En fin, ya tocaba y eso si fuera de la categoría de “honorífico”, que de hecho ya lo tiene, desde 2006. Se ve que en la Academia pensaron que ya no le quedaba mucho.

Pues  bien este Oscar es más que merecido, puesto que este virtuoso de la composición nos ha dejado piezas tan fantásticas como sus cinco nominaciones: ‘Days of Heaven’, ‘La misión’, ‘Los intocables de Eliott Ness’, ‘Bugsy´ y `Malena’.

Otra referencia importante dentro de su trayectoria es la increíble BSO de “Por un puñado de dólares”. o la maravillosa `Cinema Paradiso´ y la sofisticada ‘Erase una vez América´

La lista es tan larga y está llena de tanta magia que me indigna que este merecido Oscar haya pasado tan desapercibido. Parece ser que sólo nos hemos fijado los nostálgicos.

Anuncios