El mítico local de “Bromas Moratín” ha dejado paso a una opción gastronómica procedente de Madrid. Un restaurante que se centra en la recreación de la tradición gastronómica italiana heredada por los descendientes argentinos, de manera que tras pasar el tamiz de esta cultura se muestra al mundo como una fusión entre ambas formas de entender la cocina.

De esta unión sale Picsa, que castellanizando el nombre del celebre plato italianos, ofrece la reinterpretación de una pizza argentina que cobra entidad propia, no sólo por derecho, sino principalmente por sabor.

Todo en ella es diferente desde la masa hasta la generosidad de los ingredientes, de una gran calidad y el aliciente que siempre tiene el que estén cocinadas en horno de leña, concretamente de encina, y todo ello de la mano de Mariano Gargiulo, jefe de cocina en Sudestada (grupo al que pertenece el local) en Madrid.

_MG_9991

En un espacio moderno y para todos los públicos, Picsa -abierto todo el día para desayunos, almuerzos, comidas y cenas- ofrece sus variedades de pizza artesana de gran formato para compartir, porque a diferencia de los restaurantes tradicionales, en este, todo va al medio, todo se comparte como incentivo para la charla.

_MG_0041

Entre las pizzas hay opciones clásicas como la pizza de fugazza con queso (con diferentes cebollas) o las denominadas ‘New School’ con propuestas más originales como las de ‘Calabresa al hierro’ (chorizo picante, provolone, piparras en vinagre y aceituna negra) o la de pato e higos (tomate, queso Picsa, raclette, pato confitado, higos secos). En la carta, también se ofrecen aperitivos variados llevados al terreno de los sabores argentinos. Algunos de sus ‘mezzes’ o entrantes son el Vitel Toné (carne de aguja con salsa provolone, anchoas y ventresca), el escabeche de berenjena, el Porotos en vinagreta (biológicos, con cebolla, pimiento, zanahoria y laurel), su selección de quesos ‘Mon de ger’ y ‘Braojos’ o la mortadela trufada. Se pueden acompañar con un vino tinto chileno ‘De Martino’, un vino blanco argentino ‘Alamos Torrontés’ o con una cerveza madrileña ‘La Virgen´ elaborada por este grupo y que dispone de dos variedades, una rubia y una ahumada siguiendo la estela de la moda de este tipo de cervezas.

_MG_0091

Para terminar con nota dulce, auténticas delicias caseras como el pudding de croissant o la tarta tattín de manzana con helado. La mejor gastronomía argentina con un precio medio adaptado a todos los bolsillos, que oscila entre los 15 y 20 euros.

 

Anuncios