En Valencia estamos tan acostumbrados al buen tiempo, que cuando llegan olas de frío nos rasgamos las vestiduras. Sin embargo, eso sólo demuestra que en las últimas décadas nos hemos hecho más picajosos, en parte debido al cambio climático.

Seguir leyendo “Los Madriles, templo del cocido”