¿Quién dijo que no se puede encontrar arte hasta en los lugares más insólitos? Eso han debido pensar en la celebre clínica Pons Soria, que ha decido mostrar su apoyo a una singular artista, Virginia Kelle, que antes de mostrar su obra en una exposición prevista para los próximos días, se ha lanzado a representar la esencia de esta clínica con motivo del 30 aniversario del establecimiento. Y es que las casualidades no existen… Pons Soria no obedece a los cánones habituales de este tipo de negocios, se presenta como una galería de arte, un espacio abierto que elimina temores e invita a entrar.

“En este cuadro he intentado transmitir luz, claridad, equilibrio y confianza en los personajes” explica Virginia Kelle que añade: “Sigo haciendo al espectador partícipe pues le hago contemplar, desde el escaparate de en frente, un entorno urbano lleno de dinamismo y juventud”. Así interactúa siempre Kelle con el espectador.

Óleo sobre plancha de acero para mostrar la relación entre la ciudad y las personas que la habitan y cómo crecen y se construyen mutuamente. Al inicio de su carrera Kelle daba más importancia a los individuos para, poco a poco, ir primando el entorno y el escenario que crea cada escaparate, sin entrar a juzgar, sólo a retratar con distancia y realismo.

Elena Soria y Verónica y Victoria Pons forman parte de la imagen y se convierten, por la gracia del pincel, en esos personajes que dan vida al barrio, entrando en su propia consulta. Estar dentro y apoyar a una joven artista con gran proyección no es casualidad.

Por un lado, muestran el porqué de su lema “El arte de crear sonrisas” ya que “nosotras al final somos artesanas pues esculpimos los dientes para conseguir la mejor sonrisa, por medio de las metodologías más avanzadas pero, al final, sin la experiencia y el arte de cada una, no conseguiríamos los mejores resultados”, y añaden: “por eso nos consideramos artesanas de la belleza y también, claro está, de la salud”.

Por otro lado y como parte de la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) de Pons Soria para 2017, crean sinergias con el barrio, a través de la Galería Benlliure y dan su apoyo a una artista emergente con gran proyección.

Elena Soria abrió su primera clínica en 1987 tras pasar por el Hospital General y doctorarse en Odontología, por lo que celebra su 30 aniversario. Verónica Pons, su hija mayor, se incorpora en el año 2004 con un maester en cirugía oral y prótesis, mientras que Victoria Pons, se une ya en el año 2009 tras hacer un máster en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial. Entre las tres cuentan con un centenar de Diplomas internacionales, habiendo realizado cursos en lugares tan diversos como México, EEUU, Israel o Estocolmo, y aquí en Barcelona, Bilbao y Madrid.

Anuncios