Soy una ilusa, de verdad, pero de las grandes. De esas que se creen que el tiempo es infinito y que puede llegar a todo…Y todo porque a veces lo consigo y es entonces cuando me vengo arriba.

Pero eso propició por ejemplo que durante la carrera me convirtiera en una gran paseadora de apuntes, porque tenia el firme convencimiento de que podía arañar minutos a instantes y repasar la última lección, pero luego o el tiempo se me comía o simplemente me perdía entre las calles y las luces que me mostraban las ventanas del tranvía.

Y ahora soy una paseadora de portátil, que menos mal que los de ahora no pesan tanto como los primeros, pero la verdad entre mi móvil, el del trabajo, el bolso, el ordenador, la comida, la merienda de los niños (porque sí aún voy todos los días a por mis hijos al cole aunque después tenga que volver a trabajar), la bolsa del gimnasio y alguna que otra carpeta, hay días que bajo al garaje como si fuera a cambiarme de continente, pero oye, que no aprendo, que soy masoca y tengo el firme convencimiento de que bajo mi fachada de superwoman (porque en toda mujer hay una) hay una paseadora.

Hay gente que pasea a sus mascotas y yo mis trastos. Eso es un hecho, y dicen que el primer paso para cambiarlo es reconocerlo. El problema, y la realidad, es que esto no va a cambiar, porque sigo estirando el día y robando minutos a las horas, como hoy que he comido en el coche entre dos reuniones porque además tenia que llegar al cole a por los niños.

Que yo soy de esas que igual se gasta un pastizal en un estrella Michelín que se compra un sandwich y una Coca-cola en la zona de comidas preparadas del Mercadona, pero claro eso no lo saco en el instagram. No obstante, como de lo que se trata es de ser sinceros, he de reconocer que yo soy de esas. La primera de las opciones, es para disfrutar de la experiencia mágica que envuelve el ir a un restaurante, la segunda es por puro instinto de supervivencia: Hay que comer, y el que no come muere. Un principio irrefutable.

El tema es que a veces saco el ordenador en una cafetería entre una y otra reunión y el trabajo me cunde o incluso me surgen las ideas de una manera ágil, creativa y productiva, y claro, ya he vuelto a caer en la ilusión.

Pero romances y rollos a parte, es que sigo siendo una ilusa y continúo pensando que llego a todo, porque ¡Oye ! ¡Es que a veces lo consigo! Y eso hace que me lo crea.

Mientras tanto, seguiré siendo una paseadora.